Siente tu Área
Siente tu Área
Colombia Aprende
Colombia Aprende
Búsqueda personalizada
Men
Men
Ribie-col
Ribie-col
Tic Peques
Tic Peques
Unidos por el Lenguaje
Unidos por el Lenguaje
I.E José Miguel de R. y P.
I.E José Miguel de R. y P.
free counters

EL BULLYING O ACOSO  (también conocido como hostigamiento,o  matonaje escolar) se caracteriza por ser un tipo de violencia en escolares ejercido por los mismos pares; donde participan no solo los agresores y sus víctimas, sino  los testigos que presencian estos hechos.Existe factores asociados como el consumo de drogas, alcohol, la obesidad,la sensación de vulnerabilidad etc.,estos factores tienen como consecuencias la salud mental de los afectados que se manifiesta en un descenso en la autoestima, estados de ansiedad e incluso depresión, dificultando su integración en el medio escolar y el desarrollo normal del aprendizaje.A su vez la persona que ejerce el maltrato aprende que por medio de la violencia puede llegar a lograr sus metas, tomando decisiones impulsivas y poco asertivas.De igual manera esto afecta a los demás compañeros(as) que observan el maltrato;ya que empiezan a ver este fenómeno como natural, lo cual con el tiempo finalmente ocasiona que la población se insensibilice ante la violencia.

TIPOS DE BULLYING:

Sexual:Se presenta asedío o abuso sexual.

Exclusión social:Se presenta aislamiento y se excluye al otro.

Verbal:Se presenta insultos, menosprecios.

Psicológico:Se presenta intimidación,manipulación,chantaje etc.

Físico:Se presenta golpes, empujones etc.

COMO ENFRENTAR EL BULLYING:

Se debe enfrentar de manera preventiva, donde toda la comunidad educativa, incluyendo los padres de familia y los alumnos trabajen unidos, creando  un ambiente lleno de estrategias y buenos valores para resolver adecuadamente los conflictos; logrando asi  una sana convivencia llena de respeto y tolerancia.

 

 

Cuando el conejo lanzó aquel chillido, todos los alumnos volvieron la cabeza. El conejo sangraba por una oreja.

Ha sido éste, dijo el conejo, señalando al Puercoespín. No fue con mala intención. Gimió el Puercoespín, intentando inútilmente disimular las púas.

 

 La maestra, una vieja cotorra muy verde; pensó en enviar un informe al ministerio de educación protestando contra la admisión de alumnos subnormales en las escuelas comunes: El Puercoespín se pasaba el día pinchando a los demás con sus alfileres.

El Puercoespín por su parte estaba desconcertado. En su casa todo el mundo tenía púas y todo el mundo pinchaba; a él no le habían enseñado a comportarse de otra forma. La señora Puercoespín poseía unas defensas particulares muy afiladas y las de su marido se desplegaban con una rapidez asombrosa. No tenía muchas simpatías en el vecindario, pero al pequeño Puercoespín le hubiera gustado caer bien entre los compañeros de colegio. Todos los esfuerzos eran inútiles, la costumbre de erizarse era un instinto que se adelantaba siempre a sus buenos propósitos.

 

 Un día el puercoespín se cortó las púas con unas tijeras. Sus compañeros de colegio le recibieron con grandes carcajadas y sus padres le recibieron con una soberana paliza.

 

Estaba previsto que lo suyo no tenía remedio, por lo tanto dijo:

Me las van a pagar todas juntas, de ahora en adelante me dedicaré a fastidiar a todo el mundo; y se refugió en el agujero a esperar a que le crecieran las púas.

 

 

COPLAS PARA COMPADECER A UN PUERCOESPÍN

 

 Oh mamá Puercoespín, oh papá Puercoespín

Sois la culpa de todo lo que me pasa a mí

Por lo visto la gente más normal del país

Viene al mundo sin púas y es lo más de feliz

 

En la escuela del bosque cuando están junto a mí

Llora el verde lagarto, chilla el pájaro gris.

Al conejo que viste, de algodón tan sutil

Le ha dolido, mi sombra cuando le dí.

 

Al maestro le digo, que si soy así

Es porque hago en la escuela, lo que en casa aprendí.

 

Alfileres me dieron, alfileres vestí

Y ando entre alfilerazos, desde chiquilitín.

 

Quise ser como todos y un buen día cogí

Las tijeras que podan de Otoño el jardín

Fui cortando mis armas y al espejo me ví

Ni conejo, ni ardilla, ni al final Puercoespín.

 

En la escuela hubo risas y en mi casa un motín

Me dolió más la tunda que mi traje de crin

Y ahora espero y espero, mi venganza por fin

Cuando crezcan mis púas ya hablaremos de mí.